Psoriasis en las relaciones de pareja





A la mayoría de las personas les resulta difícil conocer gente, salir, ligar… pero cuando tu autoconfianza se ve afectada negativamente por una enfermedad de la piel como la psoriasis, puede resultar mucho más difícil. En una situación como esta, no permitas que la enfermedad se apodere de tu vida y toma las riendas. Quizá lo más importante sea comprender que la enfermedad no nos define. La psoriasis es sólo una pequeña parte de lo que nos define como seres humanos. Y si fracasas en la búsqueda de una pareja porque la otra persona sólo considera tu apariencia externa, puede que esa persona no sea la mejor para mantener una relación íntima. Desde luego, la psoriasis en cualquier caso puede ser una razón, pero nunca un obstáculo.

La psoriasis es una enfermedad con una carga psicológica importante que afecta en gran medida a la calidad de vida de los pacientes que la sufren, incluyendo en ello las relaciones de pareja y las relaciones sexuales. Se ha observado que el deseo sexual está disminuido en aquellos pacientes que sufren psoriasis, especialmente en las mujeres. Entre los factores asociados está la edad, la gravedad de la psoriasis, la afectación genital, la coexistencia de artritis y las alteraciones del estado de ánimo. En cualquier caso, si tienes psoriasis y te da apuro mantener relaciones sexuales con tu pareja es importante que tengas presente que éstas son esenciales para tu bienestar físico, liberan endorfinas, y el cuerpo deja de ser fuente de dolor para convertirse en fuente de placer. Además, psicológicamente, una vida sexual sana te hace sentir mejor, reduce la percepción de dolor e, incluso, la incidencia de algunas enfermedades.





Sexualidad y psoriasis: pautas para mejorar tus relaciones sexuales


Consejos para los pacientes con psoriasis Evita convertir la estética o las molestias en el centro de tu vida, ya que eso no te dejará disfrutar del resto de cosas positivas. En casos de disfunción eréctil, hay medicamentos que se pueden utilizar, pregunta al médico qué fármaco es el más adecuado, y recuerda que automedicarse no es buena idea especialmente cuando estás en tratamiento para cualquier otra enfermedad.

Por otro lado, es importante educar la autoestima, cuidarse uno mismo, darse caprichos, potenciar la sensualidad. Hacer cosas por uno mismo que te hagan sentirte atractivo como cambiar de imagen, usar nuevos productos (perfume, cremas corporales), lencería, todo ayuda a que te sientas mejor y con más ganas de todo.


Consejos para el paciente de psoriasis con su pareja Es importante tener una relación muy comunicativa, y que ambos os prestéis comprensión y apoyo. Mantener una vida sexual gratificante es una tarea de los dos. La confianza es clave: si algo de lo que haces te molesta o te duele, debes decírselo a tu pareja. Aprovecha para utilizar el humor y los cumplidos. Cuida tu relación de pareja (a todos nos gustan las sorpresas, los regalos…). Es importante destacar que la vida sexual puede fortalecer la unión y no tenerla puede ser un detonante de problemas de la convivencia o la relación.




Consejos para el encuentro sexual si tienes psoriasis Prepara ese momento para prevenir el sentirte observado, las molestias, el dolor y el cansancio. Si tienes psoriasis, puedes preparar el encuentro sexual hidratándote la piel previamente, con un masaje relajante, calentando la cama o la habitación si hace frío, y utilizar almohadas o cojines para apoyar determinadas zonas del cuerpo cuya piel esté dañada.

Es importante no estresarse, ya que el estrés es una de las cosas que pueden desencadenar y exacerbar la psoriasis. Es importante que te concentres en lo que hay dentro de ti y aprender a mantener la calma y la confianza en ti mismo. Técnicas como el yoga pueden ayudarte, puesto que contribuyen a mejorar no sólo tu respuesta al estrés o la ansiedad, sino que mejoran notablemente tu aspecto físico.


Sé sincero contigo y con tu enfermedad. No escondas la psoriasis, entre otras cosas, porque no debes tener secretos con una potencial pareja que, además no tiene ninguna responsabilidad en ella. Ten confianza en ti, sal de casa, disfruta de las actividades sociales, y notarás cómo cada paso en ese sentido te hace más fuerte.

Y si no te encuentras cómodo, no dudes en solicitar apoyo en las asociaciones de pacientes. Encontrarás muchas personas que han pasado por las mismas dudas e inquietudes que tú, y también pueden orientarte hacia profesionales que te ayuden a superar las barreras que se interponen entre tu felicidad y tú.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo